Ministro Zavaleta califica de político pedido de declaratoria de desastre nacional

El ministro de Defensa, Javier Zavaleta, calificó el martes de político el pedido de declaratoria de desastre nacional en el país, que propugnan algunos sectores, por el incendio que se registra en la Chiquitania y lamentó que se pretenda generar pánico en la población, sólo por ganar votos.

Zavaleta pidió reflexionar sobre ese tipo de acciones y posiciones que, a su juicio, no provienen de «una persona honesta», porque hacen uso político de una adversidad.

«Todos los que están queriendo hacer política con el incendio que reflexionen, es decir, no es sano, no es de una persona honesta. Querer hacer política con el incendio, pedidos de declaratoria de desastre y abrogación del decreto son asuntos políticos», sustentó.

Zavaleta pidió a esos sectores demostrar que la actual situación de la Chiquitania boliviana esta peor de la que se registraba entre el 17 y 18 de agosto, cuando se verificaron más de 8.000 focos de calor.

El Ministro de Defensa dijo que a la fecha sólo se registra un promedio de 700 focos de calor por día, que «es la media de todos los años en la Chiquitania desde 2015», según reportes de prensa de esa época.

En cuanto a la cooperación internacional, recordó que en ningún lugar del mundo se puede obligar a los países a ayudar, porque eso nace de la «buena fe» y «hermandad» que los Estados ofrecen; sin embargo, dijo que Bolivia nunca se cerró a esa ayuda.

Dijo que, en esa medida, países como Francia, Argentina, Rusia, Suiza y Perú cooperan con el país para mitigar el fuego y recordó que organismos financieros y multilaterales, además de la Organización de Naciones Unidas (ONU) están ayudando económicamente.

Entre enero y agosto de 2019 una ola de incendios forestales afectó a varios países de América del Sur debido al calentamiento global, la sequía, el clima seco, las altas temperaturas y también las quemas ilegales.

Bolivia enfrenta los incendios por tierra y aire, con operaciones del avión bombero Supertanker, el más grande del mundo, contratado por el Gobierno; al menos 50 cisternas, al menos 15 helicópteros y otras tantas avionetas, y más de 200 vehículos para el transporte de brigadistas y voluntarios.

A esa tarea se sumó el lunes el helicóptero Boeing Ch-47D Chinook, con capacidad para cargar hasta 12.000 litros de agua, y se prevé reforzarse esa lucha en las próximas horas con el avión ruso Ilyushin IL-76, que puede transportar hasta 50.000 litros.

Compartir este...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter