Tras la aprobación de la soya el agro cruceño apunta también al maíz y algodón transgénico

uego de que el Gobierno diera luz verde para cultivar soya transgénica para garantizar la posible producción de biodiesel en el país, los productores piden ampliar el uso de la biotecnología también al maíz y algodón.

El presidente la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO), Marcelo Pantoja, explicó que las negociaciones en la aplicación de transgénicos en el algodón y maíz están avanzadas, pero de momento se centran en la producción de soya.

«Se aprobó la soya, nos quedan muchas cosas que seguir trabajando con el Gobierno, tenemos que seguir hablando en el tema de maíz y de algodón, creo que ya estamos cerca de poder lograrlo. Vamos a seguir con todos los compañeros productores pidiendo porque es una necesidad», aseguró.

El lunes, tras una reunión con los productores cruceños el Gobierno autorizó el uso de biotecnología en las plantaciones de soya para afrontar eventos adversos como las inundaciones, sequía y las plagas de insectos, con el objetivo de consolidar el proyecto del biodiesel.

El Gobierno redactará en “las próximas semanas” un decreto supremo “para autorizar el uso de la biotecnología en la soya para el uso exclusivo del biodiesel, esa soya será de uso exclusivo para el biodiesel”, aseguró el lunes, el ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez.

OBSERVACIONES

Pero junto con las expectativas de los productores, también se conocieron las críticas. El director de Productividad Biosfera Medio Ambiente (Probioma), Miguel Ángel Crespo, lamentó la decisión gubernamental e indicó que desde el ámbito legal si el Ejecutivo aprueba el uso de los transgénicos mediante una resolución, un decreto o una ley estará violentando la Constitución Política y las leyes de la Madre Tierra y de la Revolución Productiva.

Observó que en el aspecto productivo se aprueba el uso de un evento (HB4) que, por ejemplo, en su país de origen (Argentina) todavía no logró la autorización para su comercialización y que en China se van a tomar un año para analizar si es conveniente su uso.

Compartir este...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter