Nuevo deslizamiento en Alpacoma evidencia «incapacidad» de Revilla en el manejo de la basura: Silva

El nuevo deslizamiento en el relleno sanitario de Alpacoma, que provocó el derrame de lixiviados que podrían contaminar el río Achocalla, evidencia la «incapacidad» del alcalde de La Paz, Luis Revilla, en el manejo de la basura, afirmó el martes la diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS), Valeria Silva.

«Más allá del alcance de este nuevo deslizamiento, queda claro que el alcalde Revilla tiene incapacidad absoluta de manejar el tema de la basura, tiene prioridades político partidarias que no le están permitiendo atender las necesidades de los paceños y paceñas», dijo en alusión a la alianza política de Revilla con el candidato presidencial Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), para los comicios del 20 de octubre.

En enero de este año un deslizamiento en Alpacoma causó un desastre ambiental e inundó de basura las calles de La Paz, la Alcaldía se comprometió a cerrar ese relleno sanitario en unos 90 días, promesa que hasta la fecha no se cumplió.

Revilla atribuyó a un «desajuste» el nuevo colapso en Alpacoma, mientras la Gobernación de La Paz autorizó el pasado viernes la ampliación del uso del relleno sanitario por tres meses.

«Es el segundo deslizamiento en menos de un año, definitivamente Alpacoma no va a más. Le pedimos, encarecidamente, al gobernador (Félix Patzi) que visite el lugar para que pueda reconsiderar estas consecuentes ampliaciones que ha ido otorgando al alcalde Revilla», agregó la diputada del MAS.

Por su parte, el diputado opositor Wilson Santamaría urgió una «solución estructural» al problema de la basura en La Paz, además de medidas de mitigación ante el nuevo desastre en Alpacoma, para cuidar la salud de la población.

«Hemos enviado al alcalde una nota requiriéndole la información sobre lo que hubiera ocurrido», dijo y subrayó que la Fiscalía presentó en las últimas horas la imputación contra el alcalde por los presuntos delitos de atentado contra la salud pública e incumplimiento de deberes.

«Nuestra prioridad es el ciudadano y en base a los derechos del ciudadano actuaremos con los mecanismos de fiscalización que corresponde», remarcó Santamaría.