Cívicos deciden «paralizar» el Estado; Camacho esperará en La Paz renuncia de Morales

El cabildo cívico de Santa Cruz hizo conocer la noche de este lunes la decisión tomada con el resto de cívicos y el denominado Conade para radicalizar las protestas con el “resguardo” o toma de las entidades públicas y fronteras a fin de bloquear los ingresos económicos al Estado y acelerar la renuncia del presidente Evo Morales.

El cívico Luis Fernando Camacho también informó en el cabildo que este martes llegará a La Paz para entregar a Morales una carta pidiendo su renuncia, pero además –dijo- adjuntando un borrador de su dimisión. Aseguró que no volverá a Santa Cruz sin esa carta de dimisión firmada por el Presidente. “Esto vuelve el miércoles a Palacio”, dijo refiriéndose a la Biblia.

Ante la multitud reunida en el Cristo Redentor, Camacho planteó y se aprobó la estrategia a seguir desde las 00.00 de este martes, el bloqueo de entidades públicas. Aseguró que hay las condiciones para esa medida, luego de aprobar un pliego de los policías que, dijo, será atendido por el próximo gobierno y que tiene exigencias como la jubilación con 100% del salario de los policías.

También reveló que los militares rechazaron un supuesto “bono lealtad”, porque están –afirmó- con su pueblo. Una vez hizo conocer esa situación y a la conclusión del plazo de 48 horas que dieron a Morales para que renuncie, señaló que no pueden ya retroceder y que a partir de ahora se radicalizan las acciones con el resto de cívicos, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) y las plataformas ciudadanas.

Determinaron “paralizar desde las 00 de este 5 de noviembre todas las instituciones estatales y a las fronteras de Bolivia de manera pacífica  pero firma y comprometida, con la única salvedad de dejar expeditos nuestros aeropuertos internacionales y servicios básicos esenciales y emergencias médica”.

“Ahora su renuncia será sin Estado que gobernar” y “no tendrá ingreso de ni un solo peso al Estado”, advirtió en una cita en la que intervino el cívico de Potosí, Marco Antonio Pumari, quien también exigió la renuncia del mandatario.

A los 13 días de paro cívico, decidieron continuar con la protesta. Las medidas cívicas rechazan las elecciones del 20 de octubre, que dieron la victoria en primera vuelta a Morales, por denuncias de fraude. La Organización de Estados Americanos (OEA) inició una auditoría al proceso electoral para determinar si hay no fraude, pero no frenó la protesta.

En una reunión extraordinaria del Consejo de la OEA, el canciller Diego Pary advirtió que se estaba gestando un golpe de estado y apuntó a Camacho. “El día de hoy (lunes) y el día de mañana son dos días decisivos para mi país», sostenía en una sesión en la que se respaldó la realización de la auditoría y se llamó al cese a la violencia.

Al final del cabildo leyó una carta que dirigía a Morales para expresarle los argumentos de la exigencia de su renuncia. Dijo que también adjuntaba una carta borrador de su dimisión para que el Presidente no se tome el tiempo de redactarla.

Dijo que llevará la misiva personalmente a La Paz este martes y que no se irá a Santa Cruz sin la carta de dimisión firmada de manera irrevocable para dar paso a la sucesión constitucional y a nuevas elecciones. “Es la única posibilidad de salir por la ventana”.

“Que sepa que no estoy yendo con las armas, voy con mi fe y esperanza, con una Biblia en la mano derecho y su carta de renuncia en la mano izquierda”, explicó y añadió: “Dios vuelve a Palacio en los próximo días, eso se lo garantizo, por ello me voy mañana (martes) en la tarde y tengo fe que vuelvo a Santa Cruz con su renuncia firmada”.

Anunció que estará con diferentes sectores y que bajará en una marcha hasta plaza Murillo, “de donde no nos moveremos hasta obtener la firma de su cata”, insistió. “No tengo ningún problema en que allá se tome mi vida o mi libertad”, sostuvo.

LA RAZON

Compartir este...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter