Bolivia apunta a construir una sociedad más prospera y justa: María Fernanda Espinosa

La presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), María Fernanda Espinosa, dijo el jueves que Bolivia apunta a construir una sociedad más incluyente, próspera y justa con la implementación de la Agenda del Bicentenario que está alineada con los objetivos de desarrollo sostenible que tiene la región.

«Bolivia, por ejemplo, ha dado muestras claras de que se apunta genuinamente a construir una sociedad más incluyente, más prospera y justa con la implementación de la Agenda Patriótica 2025», dijo en la conferencia internacional que dictó en Universidad Católica de La Paz denominada «Naciones Unidas y su rol en el actual contexto internacional».

La Presidenta de la Asamblea de la ONU realiza una visita oficial a Bolivia donde se prevé que mañana, viernes, acompañe al presidente Evo Morales en una marcha contra la violencia hacia la mujer.

Espinosa precisó que dentro de las relaciones multilaterales que los países integrantes de la ONU pretenden encarar está como reto la Agenda 2030 que a su juicio es una «hoja de ruta» para erradicar la pobreza, crear trabajo decente y proteger la naturaleza.

Destacó que desde la aprobación de dicha agenda existen avances «importantes»; sin embargo, reconoció que no al ritmo que se requiere especialmente en los países en vías de desarrollo.

En esos países, dijo que se demanda ampliar el financiamiento, mejorar las capacidades institucionales, implementar políticas necesarias para cerrar las brechas de desigualdad y transformar a las sociedades, «para este objetivo la voluntad política es esencial».

«Bolivia se ha destacado por sus extraordinarios logros económicos, políticos y sociales, es una de las economías que más crece en la región», puntualizó.

Aseguró que esos logros son resultado de la inversión pública y la política social redistributiva.

«En esta última década la pobreza se ha reducido como ya se señaló del 39 al 15%, la visión ha sido clave para estos avances, el caso de Bolivia es ciertamente esperanzador y nos muestra que cuando existe el liderazgo y una decisión política, otro modelo de desarrollo es posible», afirmó.

La diplomática ecuatoriana apuntó que la Asamblea de la ONU tiene tres objetivos y metas claras que deben trabajarse de manera inmediata para optimizar su labor y se refieren a mejorar la comunicación, trabajar por los más vulnerables y el tercero «necesitamos una organización más eficiente, más orientada y que se base en resultados».

«Tenemos que reconocer que nuestras instituciones multilaterales podrían y deberían funcionar mejor y que deben reinventarse para poder cumplir sus labores, de hecho, estamos trabajando precisamente en eso», complementó.